Actualidad

Piedra en seco

La construcción mediante piedra en seco, reconocida como Patrimonio de la UNESCO

El arte de construcción mediante piedra en seco ha sido incluido en la lista representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO durante la 13ª Sesión del Comité Intergubernamental de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Esta declaración coincide con las labores de catalogación de bienes inmuebles de piedra en seco llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Cortes de Pallás gracias a una subvención de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

Los trabajos que se están realizando consisten en la visita, inspección, toma de datos y fotografiado de algunos de los elementos más relevantes construidos en piedra en seco en Cortes de Pallás y sus aldeas, lo que permitirá en un futuro su mejor salvaguarda y promoción como elementos singulares de gran relevancia.

El arte de la piedra en seco se refiere al conocimiento relacionado con la fabricación de construcciones de piedra al superponer unas sobre otras, sin utilizar ningún otro material para la unión.

Las estructuras de piedra seca han dado forma a numerosos y diversos paisajes, creando distintos modos de vivienda, agricultura y ganadería, y atestiguan los métodos y las prácticas utilizadas por las personas desde la prehistoria hasta la actualidad para organizar sus espacios de vida y de trabajo mediante la optimización de los recursos naturales y humanos locales. Juegan un papel vital en la prevención de deslizamientos, inundaciones y avalanchas, y en la lucha contra la erosión y la desertificación de la tierra, mejorando la biodiversidad y creando condiciones microclimáticas adecuadas para la agricultura.

En Cortes de Pallás las estructuras de piedra seca más relevantes son las eras, monumentales construcciones que permiten con gran esfuerzo arañar unos metros de terreno a la ladera de roca. Estas eras también se encuentran en El Oro, Otonel o en la Casa de la Sabina.

También destacan las numerosas sendas pavimentadas con piedra en seco y muros de contención laterales, como los subidores a la Muela de Cortes o la senda de las revueltas en El Oro.  A estos elementos hay que sumar, las caleras, acequias, balsas, corralizas, puentes o  cientos de kilómetros de ribazos que presentan una gran diversidad según los lugares donde se realizaron.

Como la propia UNESCO explica, el patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes.

Pese a su fragilidad, el patrimonio cultural inmaterial es un importante factor del mantenimiento de la diversidad cultural frente a la creciente globalización. La comprensión del patrimonio cultural inmaterial de diferentes comunidades contribuye al diálogo entre culturas y promueve el respeto hacia otros modos de vida.

La importancia del patrimonio cultural inmaterial no estriba en la manifestación cultural en sí, sino en el acervo de conocimientos y técnicas que se transmiten de generación en generación. El valor social y económico de esta transmisión de conocimientos es pertinente para los grupos sociales tanto minoritarios como mayoritarios de un Estado, y reviste la misma importancia para los países en desarrollo que para los países desarrollados.